Connect with us

Costumbres

Lourdes Ruiz la reina del albur el juego de palabras de doble sentido popularísimo en México

Conocer mujeres 80526

Estos son los pasos para conseguirlo, estés arriba o abajo Eso es, los dos lo tenéis que pasar en grande con las bocas. El sexo oral no es sólo dar, y para que no resulte cansino e incómodo es imprescindible que ambas partes lo estén pasando bien. Norma que indiscutiblemente se puede aplicar a ambos bandos. Los 8 pasos para triunfar estés dónde estés Así, con la boca abierta os queríamos ver.

Empero yo no necesito decir groserías tampoco hacer señas obscenas, ni mucho aparte, aclara Ruiz. Es por eso que esta mujer de Tepito ofrece talleres sobre albur fino a la que universitarios, obreros, amas de casa y profesionales asisten por igual. Un germanía audaz El poeta Octavio Paz describió en su famoso libro sobre la identidad del mexicano, El laberinto de la soledad, la conexión con la sexualidad que conlleva el lenguaje del albur. Explicó así el juego oral de los albures: Cada uno de los interlocutores, a través de trampas verbales y de ingeniosas combinaciones lingüísticas, procura anonadar a su adversario; el vencido es el que no puede contestar, el que se traga las palabras de su enemigo. Sobre él caen las burlas y escarnios de los espectadores, escribió el premio Nobel de Literatura Como cualquier otro lenguaje, el dominio de los albures fue aprendido por Lourdes Ruiz a través de escuchar y practicar, poco que hace desde su infancia. Empero había unos chavos que vendían blancura helados afuera de donde yo vivía. Y siempre estaban albureando, relata Ruiz. Y a mí me agrada acusar lo que sé, dice Lourdes Ruiz, quien imparte el Taller de albures finos.

Aprende a hacerlo bien. Y no saben lo que se pierden cuando se practica correctamente. Como todo en la vida, siempre hay un margen de mejora en la técnica. Conocer los proncipales fallos que se suelen cometer puede darnos la clave para no estropear el momento. Expertos en la materia como la sexóloga Ada Cadell recomiendan echar un vistazo a lo que debemos evitar al dar o recibir sexo oral para conseguir que la otra persona alcance un clímax placentero sin igual y convertirnos en unos ases en el terreno. Al tener los labios ocupados no los utilizan para comunicarse con la otra persona y esto es un error que impide en muchas ocasiones conseguir el grado óptimo de placer o llevar el ritmo adecuado.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.