Connect with us

Belleza

Cómo detectar la fobia escolar un trastorno real que provoca gran sufrimiento en los niños

Como conocer 906480

Reflexiones sobre algunos trastornos de conducta y de hiperactividad en la infancia Ana María Jiménez Pascual RESUMEN Partiendo de la importancia que tienen los problemas de conducta en los niños, como forma de expresión de los conflictos emocionales en estas edades, se plantea la necesidad de enmarcarlos dentro de una dimensión relacional, facilitando una escucha psicoterapéutica del niño, así como la posibilidad de que los padres comprendan esta situación emocional. En el intermedio, toda una gama de trastornos caracterizados por hiperactividad, agitación, etc. En todo caso corresponden a comportamientos interactivos con el entorno, que se deben enmarcar siempre, dentro de una dimensión relacional. A pesar de este cambio de planteamiento, parecería que al niño muchas veces se le encajona en esta etiqueta y se le ayuda, en la medida de lo posible, a manejarse mejor en la realidad con técnicas para el control de impulsos, para afrontar la frustración, para mejorar la atención…facilitando así mismo a los padres y a los profesores técnicas de apoyo al chico, también encaminadas en este sentido. Tampoco se posibilita que los padres comprendan la situación emocional de sus hijos, facilitando y enriqueciendo la dimensión relacional e interactiva entre ambos. Muchos de los signos neurológicos menores que presentan estos niños y que indicarían un factor neurológico en su origen, también pueden considerarse una consecuencia de las interacciones o experiencias precoces desfavorables que, como se sabe actualmente, pueden alterar el desarrollo neuronal —al dañar la melinización de las neuronas o al hacer que muchas de las sinapsis neuronales desaparezcan o no se mantengan—. En este sentido, las interacciones alteradas que estos niños presentan con su entorno o con su familia tenemos que verlas no sólo como la causa del problema, en ocasiones también, como la consecuencia o al menos como algo dialéctico, de mutua influencia. Así pues, el factor genético podría estar presente tanto como factor determinante o, en mi forma de ver, sobretodo como predisponente; por ejemplo, marcando un temperamento muy activo en el recién nacido. Pero de nuevo esto va a depender del entorno y de las experiencias relacionales, entre otras cosas de la capacidad de contención de los padres o cuidadores, para que esto cause o no problemas.

Diariamente lloraba, y durante las horas de clase empezó a sufrir problemas de concentración. Precisamente, esta asociación publicó un protocolo para diagnosticar y tratar la fobia escolar. El trastorno suele aparecer de manera repentina Esta guía concreta los síntomas que padecen los aquejados por el trastorno, como angustia anticipatoria, que aparece justo antes de afluir al colegio o bien la tarde antes con aumento de los síntomas al anochecer. Asimismo, especifica que los menores aquejados por este trastorno no tienen un nivel intelectual ni un rendimiento escolar diferente al resto.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.